Sobre los tibios

--Originally published at Del habitar y sus cosas

La complejidad de la existencia en ocasiones demanda tomar acciones tajantes. El orden social, a veces, exige a los individuos, en cuestiones de profesión, enfocarse en una disciplina en específico, trabajarla y llegar a cierto grado de perfeccionamiento. En materia de reputación y currículum vitae es premiado aquel cuya trayectoria está fuertemente marcada hacia una ruta clara y específica.

Sumado a la inexperiencia propia de la juventud, la presión de elegir algo que determinará varias cosas del resto de nuestra existencia, seleccionar una carrera se convierte en una tarea difícil, sobre todo para aquellos que no somos asiduos a los extremos y que no estamos seguros del camino a seguir.

Visto desde un panorama estricto, parecería ser que el “equivocarse” de vocación es una gran desventaja, ya que se ha perdido tiempo valioso desarrollando actividades para una carrera diferente de la que en realidad se busca seguir, trabajar y perfeccionar.

Incluso una vez elegida una disciplina se evalúa como la mejor opción el enfocarse en temas específicos dentro de esta.

Con este panorama en mente resulta apremiante elegir algo, no cometer errores y trabajar de inmediato en ello.

Aquellos con la cabeza en el aire y varias pasiones pueden verse como tibios, a algunos les da la impresión que falta compromiso y ambición de su parte.

Existen personas cuya filosofía es “nunca es tarde para empezar”, positivos, con muchos sueños, idealistas. Según su manera de ver las cosas el individuo podría equivocarse de rumbo una y otra vez hasta conseguir aquello que lo convence.

No creo que exista una respuesta correcta y un solo camino a seguir. Cada experiencia es distinta. Cada individuo percibe la vida de manera diferente. Lo que si debería existir es mayor información respecto a las opciones que tenemos y un mejor conocimiento de uno mismo. Y después de esto ser objetivos, aceptar lo que tenemos y lo que podemos modificar y elegir no solo por pasión sino también con un realismo honesto.

La importancia de las labores domésticas para la justicia social

--Originally published at Del habitar y sus cosas

La promesa latente de lograr igualdad entre hombres y mujeres es una esperanza que se ha llevado a la realidad hasta cierta extensión.

El diseño y la arquitectura son disciplinas que aún están mayormente dominadas por hombres, encuestas como la realizada en 2017 por The Architectural Review prueban que aún hay un camino largo por recorrer para lograr un salario justo para las mujeres y en general un mejor ambiente en la disciplina. 

Desde luego este problema tiene un origen multifactorial y es complicada su solución. Conocer la situación y hacer conciencia de los comportamientos que son aceptables e inaceptables es un buen comienzo.

La arquitectura y el diseño no son las únicas disciplinas con un panorama como tal para las mujeres. Se necesitan realizar análisis y crear propuestas integradoras en todas las áreas del conocimiento y la economía.

Una parte de la solución para la equidad de género fue propuesta el 15 de octubre por el IMF (International Monetary Fund): Una redistribución y reducción del trabajo no pagado. 

Parecería que la organización familiar es un asunto privado, manejado en la intimidad de la casa. Sin embargo, los quehaceres de la casa y el cuidar de los hijos o ancianos tienen un peso importante en la actividad económica a pesar de no ser contado como parte del PIB.

Las tareas domésticas representan el 80% de las horas invertidas en trabajo no pagado.

Mucho de este trabajo no pagado, debido a normas culturales, falta de infraestructura o políticas familiares han sido delegados a las mujeres. Esta distribución injusta de labores no pagadas se traduce en un freno en la fuerza laboral femenina, ya que las mujeres no pueden explotar el cien por ciento su potencial. Lo cual genera una pérdida para todos debido a que las mujeres se ven orilladas en ocasiones a aceptar trabajos más sencillos, debajo de sus capacidades, y trabajos de medio tiempo para lograr un balance entre su trabajo pagado y labores domésticas.

De acuerdo con el documento del IMF, la alta prevalencia de mujeres en trabajos de medio tiempo es una de las claves de la brecha salarial de género, reforzando la iniquidad y haciendo un circulo vicioso en la distribución del trabajo no pagado.

Reconocer la existencia de esta distribución inequitativa es la primera parte de la solución. En promedio las mujeres hacen mas de dos horas de trabajo no pagado por día que los hombres. En el caso de México existe una disparidad importante haciendo las mujeres 7.1 horas más diarias de trabajo no pagado que los hombres. 

Incluso en los hogares con doble ingreso las mujeres siguen realizando la mayor parte del trabajo doméstico.

Sin embargo las evidencias señalan que las economías más avanzadas han experimentado una reducción de la brecha de género en cuestión de horas de trabajo no pagado en años recientes.

El trabajo femenino no pagado está negativamente relacionado con la participación femenina de fuerza laboral. Leyes, restricciones sociales e institucionales restringen la habilidad de las mujeres de trabajar, manejar sus bienes o tener su propio negocio y se asocian con mayor cantidad de trabajo no pagado para ellas y menor cantidad de trabajo no pagado para los hombres.

Tener hijos y una pareja aumenta la cantidad de trabajo no pagado en mayor proporción para las mujeres que para los hombres y disminuye la cantidad de tiempo invertido en trabajo pagado. Las mujeres con pareja invierten 1.5 más horas en trabajos no pagados que las solteras 

Solo las mujeres con un nivel de educación alto sustituyen el trabajo no pagado con pagado hasta cierto punto. Mujeres con más educación que la secundaria reducen su trabajo no pagado media hora en comparación con aquellas que tienen menos que la educación secundaria.

Mayor fertilidad está asociado directamente con mayor cantidad de trabajo no pagado. Mujeres con hijos invierten 37 minutos más en trabajos o pagados que las mujeres sin hijos. Y esta cifra aumenta 12 minutos en promedio por hijo.

Las cifras arrojan que las mujeres hacen menos trabajo no pagado en las sociedades donde hay una equidad más fuerte en la gestión de activos. 

Las actitudes sociales y culturales respecto al rol de la mujer en la sociedad también puede influir en las decisiones de empleo. La decisión de hacer más trabajo no pagado puede ser considerado como preferencia aunque no sea algo voluntario.

Aparte de cifras en el documento  se incluyen políticas para hacer una redistribución del trabajo no pagado más justa.

Se propone que los gobiernos pueden ayudar a aliviar la carga de trabajo no pagado invirtiendo en infraestructura apropiada y servicios públicos. En particular en agua, electricidad, transporte, seguridad y saneamiento ya que pueden funcionar como “motores de liberación”. Al igual que la oferta de cuidado para niños y adultos mayores y permisos laborales para padres y madres.

Conclusión 

En muchas disciplinas aún existen injusticias y atropello de derechos humanos. Muchas veces estos están relacionados con cuestiones de género. Dicho problema tiene múltiples aristas y debe ser atacado desde diferentes frentes, uno de ellos es la distribución injusta de trabajo no pagado, la cual,  a pesar de haber disminuido en las últimas décadas aún es significativa. Incluso en los países más igualitarios do

nde las mujeres hacen como mínimo 20% más trabajo no pagado que los hombres. Siendo el trabajo no pagado mayormente labores del hogar. La carga de trabajo no pagado para las mujeres disminuye mientras el desarrollo del país aumenta.

Los gobiernos pueden ayudar a eliminar la desigualdad de trabajo no pagado al ofrecer servicios públicos como agua, electricidad, seguridad, cuidado de niños y adultos mayores. y en general invirtiendo en educación y salud.

Eliminar las barreras existentes para la fuerza laboral femenina reduce la cantidad de horas que las mujeres invierten en la producción de sus hogares y aumenta la participación en la producción del hogar del hombre. lo cual se traduce en disminuir la brecha salarial.

Fuentes:

https://www.imf.org/en/Publications/WP/Issues/2019/10/15/Reducing-and-Redistributing-Unpaid-Work-Stronger-Policies-to-Support-Gender-Equality-48688

https://www.architectural-review.com/essays/results-of-the-2016-women-in-architecture-survey-revealed/10003314.article

https://www.architectmagazine.com/practice/gender-equity-lacking-in-design-finds-the-architectural-reviews-2017-women-in-architecture-survey_o

Respecto a la apropiación cultural

--Originally published at Del habitar y sus cosas

¿Es correcto utilizar características y símbolos de una cultura ajena para beneficio propio y justificarlo clamando tener una profunda admiración hacia dicha cultura o nación?

La apropiación cultural ha estado presente por muchos años, en diferentes industrias y países, el diseño, específicamente la moda no es excepción.

Desde tejidos y patrones pertenecientes a culturas indígenas hasta aretes que para unos son símbolo de resistencia los grandes corporativos encargados del camino que sigue la industria de la moda han tomado objetos y símbolos de ciertas culturas para lucrar con ellos. Algunos claman beneficiar a su “objeto de inspiración” aportándoles cierta compensación económica por el uso de su identidad pero ¿está realizándose una cooperación justa?

La apropiación cultural perpetúa la idea de la superioridad de los blancos ante la gente de color y se vive día a día tanto en las pasarelas como en las calles.

Existe un debate tremendo respecto a este tema. Muchas veces aquellos que se han apropiado de algún estilo ajeno a su cultura se excusan por medio de palabras como “promoción”, “admiración”, “homenaje” y muchas otras.

Unos cuantos se justifican con el argumento de vivir en un mundo globalizado. Apelando a la cercanía de culturas fruto de la tecnología, a ser ciudadanos del mundo y no de un país en específico.

Estoy de acuerdo en emular prácticas que han desarrollado algunos y que han probado ser la mejor opción pero puntualmente en la moda: ¿En qué beneficia a los blancos  portar conrows? ¿En qué beneficia a una chica blanca utilizar bordados que emulan diseños oaxaqueños desarrollados por alguna compañía de alta costura? más importante ¿en qué beneficia a estos artesanos oaxaqueños que se usen sus bordados? ¿Por qué ciertos peinados son aceptados socialmente y calificados como bellos solo si son usados por ciertas personas?

En el caso específico de Wes Gordon y Carolina Herrera ¿por qué mostrar solo modelos blancas utilizando ropas reminiscentes a culturas mexicanas indígenas? ¿por qué no usar otro tipo de modelos? ¿Por qué las prendas se realizan con base en ciertas dimensiones corporales?

Otro problema con la propiciación cultural es que perpetua estereotipos de ciertas culturas, se le manipula a tal grado que se pierde el contexto del objeto. El usuario final muchas veces no tiene ni idea del significado detrás de aquello que usa como accesorio.

Para este tipo de temas y muchos más es necesario que tengamos una mente crítica. Poseer un basto conocimiento respecto a lo que se piensa hacer. Puede ser válido inspirarse en culturas ajenas siempre y cuando haya un análisis detrás de esto y una colaboración justa, donde se respeten los derechos de autor y se tome en cuenta el contexto en el que surgió dicha idea.

Por estas y otras razones debe existir mayor visibilidad de todas las personas de color y situaciones ajenas a la “cultura” blanca. Basta de imponer estándares ajenos a culturas con su propia identidad. Aboguemos en pro de la representación de diferentes contextos, favorezcamos el conocimiento y fomentemos el pensamiento crítico.

Day III

--Originally published at Identidad digital

14445745_10209527245993164_39207453_n
Rosa’s visitor and resident chart

What’s up my peeps,

So we are on our third day of the “Digital Identity” course. Today we are exploring the visitor/resident concept. Before this course I did not know anything about that matter.  “Visitors” are people that visit a website and do not leave any trace of their presence there, on the other hand, “Residents” are the ones that leave a trace.

The platforms that I consider myself a resident of are: Instagram, Facebook, WhatsApp and Hotmail because I am constantly using them and interacting with machines and people through them all the time. Speaking about identity on those sites I think I am pretty constant about my “personality” in all of them I am always the same person but I share different quantities of my personality in each.

Another aspect about being resident or visitor is the personal and professional approach.  In my experience I try to be as “professional” as possible in all platforms because you never know who is going to see that information. I have heard about cases where school teachers posted pictures of them having alcoholic drinks and losing their jobs because of that. Hence I try to be cautious with all my actions and posts, which I think it should not be like that but society is very hypocrite in that sense: people say that you should be free, and do whatever you want with your life but there is always people judging you, I mean, sometimes giving your opinion is seen as a bad thing, anyways that’s a whole other topic.

As a conclusion each person has a different background that may affect whether they are visitors or residents in different websites and places. There are no rules nor correct answers.