An Open and Connected Course for Faculty Development

# Unit4

--Originally published at Aula invertida...Aula divertida



Actividad No. 5
Semana 4
Autor Profesora Mari Trini Flores Castañeda
Departamento de Ciencias y Desarrollo Humano

Pilar 4. El educador profesional.
Seguramente habrás escuchado el término “hijos de la globalización” o “nativos digitales”, pues sí, ciertamente ambas frases se refieren a los actuales chicos, a nuestros alumnos postmodernos, sin los cuales seguramente no existirían los retos de la presencia de técnicas de enseñanza-aprendizaje distintas y mejor aún de profesores que llenen estos exigentes zapatos de entornos complejos y cambiantes.
Por lo anterior está en manos de los profesores renovarse en el rubro y fijarse como meta la potenciación de sus alumnos de forma integral.
Dentro de esta integralidad debemos considerar el aspecto virtual, que si bien hay ocasiones en las que esta situación nos lleva a “chocar” con nuestros alumnos es sin duda una de las mejores armas para luchar contra la apática concepción sobre las formas de aprender en el colegio.

Castells (2006), señala lo siguiente:
Una nueva sociedad surge siempre y cuando se observe una transformación estructural en
las relaciones de producción, en las relaciones de poder y en las relaciones de experiencia, estas transformaciones conllevan una modificación igualmente sustancial de las formas sociales del espacio y del tiempo, y la aparición de una nueva cultura. (p.410).
Toda esta voragine de cambios constantes en nuestros entornos nos lleva a reflexionar, qué será acaso que los docentes nos resistimos adecuarnos a este cambio?, ¿estamos preparados para asumir estos cambios?, será que si no despertamos a esta realidad ¿seremos los elementos que ocasionen la brecha generacional, el choque cultural o la brecha cognitiva de competencias, intereses y motivaciones? (Piscitelli, 2006).
Es ahora que cabe la frase “renovarse o morir”, adaptarse rápidamente a los cambios con el trazo en mente de la meta a alcanzar, asumir el nuevo tiempo en el que nos encontramos, mantenernos de pie sobre el qué, cómo, para qué ocurre y las consecuencias de la realidad.
Es en este eje sobre el que debemos caminar como educadores profesionales, transformándonos hasta convertirnos en elementos activos de la construcción de su conocimiento y llevarlo a la ejecución de su aprendizaje.
El educador actual debe ser un reflejo de interactividad,  espontaneidad, inquietud, ser resuelto, crítico, hábil en el uso de las TIC´s, creador de aprendizajes significativos para la vida de sus educandos.
El educador profesional actual debe aceptar que el alumno es el líder de su propio proceso de enseñanza-aprendizaje, con peculiares características e intereses, aprendiendo el cauching (Vallejo, 2011), chicos que por su naturaleza son difíciles de controlar y motivar, que son cambiantes, pero que al final del día son solo personas ávidas de un formador que con su experiencia y pasión los ayude a enfrentar el propio mundo que ellos mismos han creado.